La imparable máquina del Bayern arrolla a un Barça convertido en títere