El Barcelona se llevó un palo pese a tenerlo todo a su favor