El Barça ha podido perder en Pamplona el tren de la Liga