El vuelo de regreso del Barça