Un Barcelona suficiente se impone a un Valencia poco ambicioso