La defensa del Barcelona se resquebraja en los primeros partidos oficiales