El Barcelona perdió 3 puntos... y los papeles, con las patadas de Neymar y Jordi Alba