¿Por qué sufrió tanto el Barça en Europa?