El Barcelona no pudo controlar el partido ante el Celta y el pitido final abrió la veda