El Barça blinda su defensa