El estado de guerra se instaura en el Barça