El Barça solventa con miedo ante la Real