Barcelona y Real Madrid llegan al Clásico con fuerzas equilibradas