Messi y Villa minimizan la tensión del Rayo