El mal rollo se instaura ahora en el Barça