El Barça, una lección de fútbol en Japón