Los deberes pendientes del Barça: cuidar y mimar a varios jugadores