El Barça, un equipo muerto de hambre