El rey sigue siendo el Barça