¿Hay fin de ciclo en el Barça de Tito?