El Barça juega “de libro”