El Barça, un hueso para los colchoneros