El Barça vuelve a fallar en la hora de la siesta