El Barça vuelve a clase