La defensa del Barça fue todavía más fiable en Vallecas con la entrada de Piqué