El Barça pasa de tener casi sentenciada la Liga, a ponerla al rojo vivo