Al Barça solo le queda la bala de la Liga