El Bayern de Pep, demasiado para el arranque del Barcelona