La liga más dura del Barça se puede resolver con final feliz