¡El Barça pierde la posesión!