El Barça se da un baño de masas en el Miniestadi ante 13.200 espectadores