El Barça levanta el ánimo tras el varapalo de Balaídos