El Barça, entre el fracaso o el doblete