El Barça, fiel a su estilo