El Barça espera al guerrero Piqué