El Barça no encuentra explicación a su segunda derrota en siete partidos