El Barça disfrutaba del pinchazo del Madrid después de su victoria ante la Real