El Barcelona depende ahora de sí mismo para ganar la Liga