El Barça cambia de padre: ahora le toca negociar con el de Messi