El Barça de Luis Enrique es un muro