El Barça se va de comida de hermandad antes del Clásico