El Barça de Tito también se apunta a la épica