Aroma de victoria en la llegada del Barcelona al aeropuerto de Madrid