Abidal, ¿a cualquier precio?