La mejor noticia: Abidal vuelve a jugar un partido de fútbol