Marcelo intentó enseñar su particular saludo con James pero tuvo que pedir ayuda