Simeone terminó su sanción en Almería con nervios a flor de piel