Simeone quiere apagar ya el fuego con Cerci