Simeone se abstrae del derbi europeo y sólo mira al Dépor