Con el Cholo en el banquillo, el Atleti recupera su mejor versión